miércoles, 10 de agosto de 2011

Incendio


Como veis, últimamente escribo muy poco, no tengo nada especial que contar, por lo tanto ahorro.

En cambio hoy sí que tengo que contar. Este lunes, se quemó el joystick de la silla de ruedas eléctrica, pero incendio incendio, con humo y llamas. La mande a reparar, y supongo que tarde la tendré, ya que la envían al país vasco, quince días mas o menos sin silla de ruedas eléctrica. Ahora tengo que utilizar la primera que tuve, por lo tanto como es de las que no puedo empujar por carecer de las llantas esas grandes para que uno mismo las manejen, pues pierdo en movilidad, por lo que no puedo desplazarme a la escalera donde me levanto por las tardes. Ni tampoco, ponerme en pie aquí delante. Supongo que retrocederé, aunque espero que sea muy poco. Veremos.

Pues venga, hasta otro día.

3 comentarios:

SARA ALMODÓVAR dijo...

¡¡¡Vaya!!! La verdad es que es una faena. A tomárselo con calma.

Cassiopeia dijo...

Puedes hacer algún tipo e ejercicio que compense y no retrocedas?

Oye, nunca había escuchado sobre el incendio de un joy stick de silla motorizada!

Que bien que no hubo mayores consecuencias.
Cuidate.

Antonio Feliu dijo...

Cosas "raras" en mi vida no es inusual.

No por limitación de movilidad e inestabilidad de esta silla.

Saludos Cassiopeia