martes, 13 de octubre de 2009

Que quede claro

Tengo que perder, dejar, abandonar, olvidar, desechar, el vicio de que cuando hago fuerza con piernas, brazos, cierro los puños. Porque eso me está retrasando la recuperación de la mano izquierda.

También necesito volver a hacer más a menudo ejercicios con las pesas.

Ya casi todas las tardes, mi cuerpo se pone tan inquieto, que no tiene bastante con que haga el ejercicio de quererme poner en pie desde la silla, impulsándome con los brazos. Ahora "me pide" que me coja a la baranda de la escalera y me ponga en pie un rato. El problema y en parte el peligro, es que quedo separado y además la baranda claro, no es horizontal; está inclinada.

Cada día que pasa, en el ejercicio que he citado en el párrafo anterior, de quererme poner en pie desde la silla, impulsándome con los brazos, consigo levantar más el trasero. Tengo que empezar a mentalizarme en el día que ya pueda levantar más el cuerpo, que la extensión de los brazos. Ese día (que no creo tarde mucho) tengo que tener muy, muy claro, que hago y como reacciono en ese momento, ya que depende de mi siguiente movimiento corporal, el que pueda coger miedo. Como lo que le pasa a un bebé, cuando se pega su primer batacazo.

Los investigadores esperan que estos resultados ayuden a desarrollar tratamientos para enfermedades como la esclerosis múltiple, en las que los conductos del sistema nervioso central se degeneran. Muy interesante el artículo. Os prometo que ya me estoy "estrujando las meninges", pensando en que puedo "malabarear". ¿Sabéis que me fastidia? Que la mayoría "despreciará" esta investigación explicada en el artículo. Allá cada uno. Tal como comentaba ayer: OjO y hay cosas que por simples, no tienen porque no ser efectivas.

Llevo tres o cuatro días queriéndome echar en la cama de una forma nueva que he pensado, y cuando llega el momento se me olvida. Hoy que lo escribo, espero recordarme de probar.

Iniciativa organizada bajo la denominación 'Ocio y cultura para todos', arranca hoy con la visita de un grupo de miembros de la Asociación de Esclerosis Múltiple a la cueva de El Soplao.

Sólo la mitad de los pacientes con esclerosis múltiple mejora con los fármacos.

Santander. Se ha aprobado un convenio de colaboración con la Asociación Cántabra de Esclerosis Múltiple, para el desarrollo de programas sociales, con una aportación municipal de 6.000 euros.

19 años, 36 años y ahora 53 años. Son tres "puntos clave" en mi vida. Mi paso por esas edades me ha aportado diferentes... digamos... seguridades. La verdad es que hasta yo mismo me sorprendo incluyendo ésta etapa actual de mi vida en esos puntos clave. Son mis mejores edades, y acabo de darme cuenta ahora, de que hay un diferencial de 17 años entre ellas. OjO, quiero que quede claro, como el agua cristalina, que una cosa no quita la otra. Para nada es que esté de acuerdo ni conforme, ni asumo, ni tolero, ni nada similar la E.M.

1 comentario:

Emma dijo...

me llevo el artículo a mi blog, en otras palabras, haré unos malabarismos.
beso