jueves, 1 de octubre de 2009

Un sueño en tres sesiones

Hoy a las doce tiene que venir la fisioterapeuta. Quiero preguntarle la mejor manera o que fortalecer más, cara al ejercicio famoso de poner el pie encima de la rodilla de la pierna contraria, estando sentado.

Yo necesitaría un fisio con la energía de Rafa Méndez, profesor de Funki de FAMA. Es cañero, cañero.

Ayer por la tarde estuve viendo un periódico del día en que nací. Esto de Internet es genial. Es curioso ver precios, ofertas de empleos, anuncios y demás de hace 53 años. Y ver que hay "conflictos" que perduran.

También por la tarde ya me presentaron al T.F. sustituto de la tarde. Vaya diferencia antes que me tenían que pasar de la silla a la cama y ahora solo supervisar por si acaso.

Sabéis los que me leéis hace tiempo, de mi afición por el tema del control de los sueños, tanto en la faceta de controlar el sueño desde dentro, como en la de recuperar el sueño después de despertarme. Pues ésta noche he conseguido recuperarlo dos veces. Es la primera vez que consigo esa "marca". Un sueño en tres sesiones. Supongo que el sueño me ha "motivado" lo suficiente para conseguirlo. No lo cuento porque todavía es más subido de tono, que el que os conté un día.

Hoy me despido con esto: Hay emociones, siendo las principales: la ira, la tristeza, la alegría, el miedo, el amor, la sorpresa, la aversión y la vergüenza. Cada una de ellas se experimenta con múltiples matices y además en ocasiones, se combinan varias para crear nuevas modalidades.

Toda emoción supone reacciones físicas encadenadas que, si bien en un primer momento son normales y hasta necesarias, cuando se prolongan o tienen lugar de forma desproporcionada aumentan los niveles de toxicidad de nuestras células, pudiendo llegar a desencadenar enfermedades orgánicas. Cada emoción, predispone al cuerpo para un tipo de respuesta.

2 comentarios:

Emma dijo...

Yo siempre quiero controlar mis sueños cuando son pesadillas, quiero despertarme, sé que es un sueño y me estremezco y revoleo la cabeza, pero tardo más en despertarme de lo que quisiera, y despierto con palpitaciones fuertes.
por suerte duermo sola.

Antonio Feliu dijo...

Pues es cuestión que antes de dormirte, "visualices" el controlar un sueño que te gustase tener.

En ésto la práctica también es fundamental.

Besos
Toni