viernes, 29 de octubre de 2010

En pie

Ahora, por las tardes, mi dedicación se centra en ver en el ordenata, las series que me descargo y en ponerme en pie, agarrándome a la famosa escalera. Por supuesto (dada mi condición física), el tiempo que dedico a estar en pie, es muy... muy inferior al que dedico a las series. Por descontado, si quiero conseguir la meta de mi cuenta atrás, debo incrementar bastante mi tiempo de permanencia en pie y como "creo" que las células de mis músculos esqueléticos responderán exponencialmente, pues confío en que no me canse en exceso. Del enlace que acabo de poner, destaco lo siguiente: Los músculos tienen una gran capacidad de adaptación, modifica más que ningún otro órgano tanto su contenido como su forma. De una atrofia severa puede volver a reforzarse en poco tiempo, gracias al entrenamiento, al igual que con el desuso se atrofia conduciendo al músculo a una disminución de tamaño, fuerza, incluso reducción de la cantidad de orgánulos celulares. Si se inmoviliza en posición de acortamiento, al cabo de poco tiempo se adapta a su nueva longitud requiriendo entrenamiento a base de estiramientos para volver a su longitud original.

Cara y cruz en la misma noticia. Y por supuesto, la moneda es de las farmacéuticas.

Mis segundas enemigas: pereza, desgana, desidia, galbana, vagancia, vaguería, gandulería, holgazanería, negligencia, dejadez, apatía. Esperando ir venciéndolas y que no sea poco a poco, me despido hasta el martes. Lunes es festivo y lo paso recluido en la habitación.


Buen finde!!

4 comentarios:

Emma dijo...

¿son tus segundas enemigas? ¿estás seguro que no son las primeras?

Antonio Feliu dijo...

Segurísimo.

annie dijo...

Tienes mucha razón............ Siempre debemos ganarles.

Buén finde.

chus dijo...

Hola Tomi, no comparto contigo ninguno de lo calififiativos que te pusisiste. Yo pienso que eres luchador, ejemplo a seguir, estas enfadado con esta amiga insortable que adoptaste, pensando que era buena, NO ES UNA CABRONADA.