martes, 26 de junio de 2012

No debo olvidar (I)

El sábado 5 de diciembre de 2009, entre otras muchas cosas, escribí: Hasta que pasé la gran depresión, en la que estuve tres años encerrado sin salir de casa, nunca... nunca me he callado nada. Desde que recuerdo, hasta los cincuenta años más o menos, no me he guardado nada en el interior, porque cuando lo hacia; me "carcomía por dentro". Y esto no es así desde la gran depresión. Por ello y dado que esta mañana me he levantado con un gran bajón y pensamientos muy... muy pesimistas, y autodestructores, he decidido que ya está bien. Y si a alguien le molesta, que se joda.

¿Por qué hasta ayer estuve bien y hoy este cambio? pues porque cuando te amenazan y te desean lo peor, se puede pasar del todo al nada en un instante.

Cuando estuve los tres años con la depresión, se me empezó diciendo que era un gandul que no quería trabajar, que era un vago. Luego cuando se fue viendo mi deterioro físico, recibí amenazas de que o iba al médico o harían que me encerraran.

Es cruel pero fue así.

Por supuesto y por descontado, esa persona que me amenazaba no creía para nada en la palabra depresión. Ni cuando los psiquiatras ahora se lo han explicado, no se lo cree.

Por no extenderme más en esto, ¡que como entenderéis me duele!, al final consiguieron una orden judicial para sacarme de casa (vino la policía con la ambulancia) e ingresarme en la unidad de psiquiatría del Hospital Sant Rafael. Lo de la unidad de psiquiatría ya está escrito en el blog desde el principio; lo único, que omití, que fue mi familia quien realizó esa acción en lugar de otras más normales, como por ejemplo dialogar. Por suerte, ya en la primera entrevista con el psiquiatra jefe, se dio cuenta él, de que lo único que necesitaba era una buena conversación para acceder a ingresar y realizarme las pruebas para confirmar el diagnostico de Esclerosis Múltiple.

Ampliando, el martes siguiente, añadí: Como se nota que la sociedad mediática "presiona" a la justicia a veces. Las circunstancias no fueron las mismas, pero a mi, mi familia si me saco de casa con una orden judicial.

Hace gracia como viene la ambulancia y la policia y ésta te dice que están autorizados a utilizar la fuerza. Y estaba yo en cama con Esclerosis múltiple y casi no puedo valerme solo.

4 comentarios:

Emma dijo...

de pronto lo he comprendido todo, te estás vengando...

Antonio Feliu dijo...

Con todo respeto Emma, lo que dices no tiene cabeza ni pies.

Beso
Toni

Emma dijo...

tú tampoco

Anónimo dijo...

A los que hay que internar en un psiquiátrico es a la gente de tu familia de la que hablas. Es muy fácil hablar de tu enfermedad sin conocerla ni sufrirla.
Un abrazo muy grande, y a los gilipollas que le den por...
Muchos besos. OLGA