martes, 9 de octubre de 2012

Venga, venga, a por ello

Hace exactamente cuatro días, escribía lo siguiente:

Llevo un par de días que ya a punto de dormirme (24/01) puedo hacer un movimiento con la pierna derecha que hace ya cuatro años no podía. Todavía desconozco "que leches" estoy haciendo que me ha hecho recuperar ese movimiento. Porque así podría "trasladar" esa mejoría a la pierna izquierda. El movimiento es: estando con la pierna totalmente extendida, flexionar la rodilla, levantar el pie y abrir la pierna. "Creo" que debe deberse a que se están fortaleciendo los glúteos y los abdominales. "Supongo" que los glúteos por el incrementar ponerme en pie y los abdominales por los ejercicios que hago en la cama. Desde luego sería un gran avance el conseguir ese movimiento mucho antes en cuanto horario se refiere; pero supongo que lo consigo tan tarde porque hasta ese momento los músculos no consiguen el tono apropiado. Por ello tengo que procurar adelantar ese tiempo. Si consiguiese realizar ese movimiento por la tarde, representaría un gran salto en la recuperación.

Pues ya hace dos días que también puedo hacerlo nada más despertarme (9 de la mañana). Siguiente objetivo: Hacerlo por la tarde. Veremos lo que tardo.

1 comentario:

Emma dijo...

La mente es capaz de detonar una serie de respuestas que desencadenan mecanismos de sanación.
Sueños lúcidos específicos podrían facilitar los procesos de sanación del cerebro. Tenemos la posibilidad de que en estos estados podamos acceder a partes de nuestro cerebro que pueden enviar órdenes al cuerpo con mayor determinación o simplemente usar partes que no usamos.