martes, 19 de octubre de 2010

Rabia y ejercicio

6 mayo 2008: Supongo que muchos pensaréis que me acabo de hundir. No voy a negar que una vez que ha salido el médico he sentido mucha impotencia y una gran rabia. Y ¿por qué no decirlo? he tenido muchas ganas de llorar, pero de la propia rabia y de la impotencia. Rabia porque los médicos en su gran mayoría ni escuchan y se creen un raza aparte, infalibles y que no se apartan de sus protocolos.

8 julio 2008: Que no haga aquí ni rehabilitación ni terapia ocupacional no quiere decir que esté todo el día inactivo en ese terreno, no paro de seguir haciendo “levantamiento” de mi propio cuerpo impulsándome con piernas y brazos. Ahora ya estoy acostumbrado a esta butaca, ya que ergonómicamente es muy diferente de la del Pere Virgili. También cuando hago bastante es antes de dormirme. A mi la espasticidad cuando estoy en la cama, me hace tener las piernas juntas, como pegadas y por ello fuerzo el separarlas. Asimismo y ahora ya puedo hacerlo, de momento con la pierna derecha, es la tijera; puesto del lado izquierdo voy levantando la pierna derecha. Me ha costado meses. Cuando voy recuperando el hacer cosas que hacía años que no podía, me da más rabia el no hacer rehabilitación. Pero desde luego lo que yo puedo hacer por mi cuenta no lo dejo.

11 febrero 2009: Vuelvo a lo de anoche. Como ya he dicho, no pude dormirme hasta las cinco y hasta viendo la tele, me venía la sensación de rabia, de impotencia, de desanimo, de todo. Pero al final me vino a la mente la frase: Volveré a andar, pese a quien pese.

17 febrero 2009: Voy a copiar aquí lo que le dije a una chica en un foro: Yo aparte de ser muy realista, que en nuestra situación de dependencia, puede pasar por pesimismo, soy muy, muy optimista y he conseguido recuperar muchas funciones de mi cuerpo. Dices que no puedes mover ni un milimetro los pies. Me voy a atrever a ponerte un ejercicio. Busca un lugar en donde te sientas tranquila, haz que dejen un pie tuyo desnudo y quédate mirando tu dedo gordo e intenta moverlo, hablalé, ordénale, suplícalé, grítale, descarga tu rabia, impotencia y todo lo que lleves dentro, en el. Pero pasa horas y horas con ello. Te sientas como te sientas, persevera durante horas seguidas.

23 junio 2010: Retomando un poco el tema de ayer, me repanpinfla, me trae al pairo, me la suda, me importa un carámbano, me repanchiga, etc., etc. el volver a oír amenazas. Pasado el momento de rabia inicial, recapacito y pienso: yo nunca a mi hijo le dí tan siquiera un cachete, menos volcaría mi rabia y odio en quien por desgracia ni puede valerse solo. Y entonces retomo "mi paz".

28 junio 2010: He pasado un domingo tan y tan "rabioso" que el eccema hoy ha batido récords. Y esta mañana he desfogado mis rabias haciendo mucho ejercicio de pie. He batido el récord de permanencia de puntillas. Y realizando sentadillas.

¿Se nota qué estoy rabioso? Por suerte sigo "encauzando" mi rabia por el surco del ejercicio físico, pero ...cuesta un montón.

Ahora por las tardes, ya intensifico el ponerme en pie. Dentro de un plazo de una semana (como mucho), voy a intentar una manera más "natural" de ponerme en pie y cogerme a la escalera. Lo que pasa, que voy a cambiar de lugar de dónde lo hacía, porque había riesgo de caerme.

2 comentarios:

chus dijo...

Toni esa rabia es buena. Me llego hoy una noticia, una clinica privada con un monton de sellos de garatia, hace lo de las celulas madre adultas, problema, privado, sitio Alemania. ¿que opinas? si me pasas tu correo electronico te paso la informacion. Animo

Antonio Feliu dijo...

tonifeliuespada@gmail.com

Hay muchas en varios países, lo problemático es poder constatar su "fiabilidad" y legalidad.

Un abrazo